Un escaso punto
y aparte.
La tensión que resta
del antes
con todo el hoy
sobre nosotros.
La quietud aplastante
de saberse
impotente
frente a las horas.