Definitivo, bajo ningún rostro humano se esconde alma alguna, ni atisbo siquiera de piel caliente. Prefiero mil veces la frialdad de un reptil, al menos, honesto.