Para David Martín Amores, que me devuelve la fe cada noche, jazzmen que piensa limpio y sabe tocar firme y dulce...