Por y para Álvaro, porque sabe mimar como buen gato...