DAVID GONZALEZ

EL RESTO DEL MUNDO




a veces ocurre:

me quedo parado
en mitad del pasillo,
mirando fijamente
las baldosas del suelo,

sin reconocerlas,

ni reconocer en ellas

los
pasos
perdidos.