Para el hombre de hojalata...