Para escuchar con ojos de adulto...