Merci otra vez, Javi