Una mujer que bebe es rara, grave, decía Marguerite Duras, pero alguien nos debería haber advertido del pánico que eso produce en el hombre