Inquietud.
Demonios
que llevas
dentro
sin conocer
siquiera.
Abismo
que hoy
finalmente
reconoces
como hogar.