FIEBRE

Mi hermano se moría lentamente. Su expresión de vacío me aterraba. Le cogí de la mano y apreté fuerte. Él dijo: “No hay luz, no veo la luz”. De repente, todo se oscureció.